BIENVENIDOS

ESTAMOS AQUÍ, PARA TRANSPORTARTE A LAS FIBRAS MAS INTIMAS DE TU CORAZÓN, NOSOTROS LOS POETAS INSPIRADOS EN LOS FANTASMAS BAILARINES DE NUESTRAS MENTES DEDICAMOS ESTA PAGINA PARA TI.
ESPERAMOS QUE EN CADA POEMA QUE ELIJAS LEER. NOS DEJES UN COMENTARIO

viernes, 26 de diciembre de 2014

UN MALDITO RELOJ





Laura empezaba a gastar el tallo de una flor con su paciencia haciendo un hoyo sobre el suelo donde descansaba, esperándolo a él. Ella no tenía idea de cuán largo había estado ahí, atrapada en en la habitación porque él había olvidado algo, cuando se suponía harían el amor. Una cosa que parecería buena idea tener a mano en ese momento, lo hizo salir a buscarla.

Así que Laura tomó un libro, que hojeó impaciente, buscando calmarse. Ponía su tacón sobre una esquina del suelo de madera que rechinaba con sus toques como una puerta sin lubricación.

Todo tenía sentido, pero no tenía razón.

Al sonido de su voz, se encogió de hombros, liberando todo el odio del tiempo perdido, y se puso de pie. Las manos de él rodearon su cintura. La tomó como él sabía a ella le gustaba y ella dijo "Estuve tan preocupada por ti. No tenía idea de que hacer".

Las palabras retumbaron la cabeza de él. Tenía sentido, pero no tenía razón. "Preocupada por ti", "Preocupada por ti", "Preocupada por ti".... Hablaba de ella, pero por él. Tenía sentido, Laura lo amaba. "No tenía idea de qué hacer", "No tenía"... Entonces él pensó, que Laura se preocupó por él, y que cuando ya había calmado sus preocupaciones, pensando que él estaría bien, y que regresaría, como era tan seguro iba a pasar, entonces ella pensó en ella, en qué hacer, en cómo sobrevivir. Tenía sentido, porque a pesar de que Laura lo amaba, Laura también sentía, desesperaba.

Pero no fue así, nada sucedió de esa manera.

Al sonido de su voz, se encogió de hombros, liberando todo el odio del tiempo perdido, y se puso de pie. Las manos de él eran gemelas y sus besos se subieron por las manos de ella hasta por debajo de la lengua y sus manos tocaron su cintura, y la balanceaba, ella perdía la razón, por diferentes sensaciones cuando le dijo "Por qué me hiciste esperar tanto?, no tenía idea de qué hacer".

Las palabras redujeron las caricias, las manos de él se pusieron frías. "Por qué? Por qué? Por qué?" No tenía sentido, pero tenía razón. Tenía razón porque esperó y desesperó y odió esperar. Tenía razón porque el tiempo no regresa, y porque no sabía qué hacer. Porque dudó, temió, no quiso verlo reaparecer. Tenía razón, ella no lo amaba. Pero no tenía sentido.

Así que él tomó el regalo y se lo dio.


Jairon Francisco
República Dominicana

jueves, 25 de diciembre de 2014

LA CAÍDA DE LA NOCHE



 



Fresco aroma de niebla
Que obscurece el manto negro
Abriendo su lamento en los árboles
Acariciando el eco marchito
Debrayando un acantilado apocalíptico
En cada poro de alma perdida

Caminando en el más allá
Se escucha la tundra y el miedo
Que nadan sin remordimiento
La noche escribe su melancolía
Por cada hoja que cae muerta
En el bello trasfondo de melodía
Por donde la luz pasa su dolor
Entre montañas y elipsis de sol
Cumbres antiguas y siniestras
El momento eclipsa los lamentos
Que cada agua profunda derrite
Por su alma que abre sus alas hirientes
En esta caída de noche
Por donde los cielos esconden pasiones
y los vientos aman al hombre.


Ángel de la noche
(José Luis Aguilar García)
México

domingo, 21 de diciembre de 2014

Locura




Encontré tu mirada
y sentí fragilidad en el alma,
escuché tu voz entre los aromas
del viento y la tarde sola.

Implore un segundo
para no borrar la imagen,
pincelar en la memoria
instantes de locura.

He visto en paredes de múcara
tu sombra,
escuché las arritmias de mi pecho
mientras cantabas,
frases en vértigos poéticos
traspasando la ventana.

He visto el transcurso de las horas
en una silla desvencijada y rota,
el sueño y cansancio  no me dejan
respirar tranquilo,
habitas en mi locura.

Angustias locas que provocas
implorando que el pecado acuda,
soy nido, soy cobijo
si tan solo en tu memoria,
viviéramos danzando en abrazos frenéticos
el vaivén de las olas.


Ramón de J. Hernández Olivares
México


viernes, 5 de diciembre de 2014

TE QUIERO









El ruido de las gotas caer
Me hicieron despertar
Llovía muy fuerte
El viento entraba por una rendija de la ventana
Las cortinas se levantaban 
Aun dormías profundamente
Abrazada a mí

Sin querer despertarte de tu profundo sueño
Quito tu mano de mí
Hoy quiero sorprenderte
La lluvia es mi aliada
Será algo perfecto y maravilloso
Me siento a tu lado
Te observo dormida una vez más
Soy feliz, cuanto espere esto
…mucho tiempo
Con tus manos entre las mías
Solo puedo emocionarme
Deseo despertarte y que te sientas
Sorprendida
Con el anillo que siempre soñaste
El que te negué por mucho tiempo
Sin que despertaras deslizo el anillo por tu dedo
... ¡entonces despiertas!
Un buen día, un te quiero, un beso
Observa en su mano ese objeto dorado
La lluvia es testigo
El viento, ya paso
Que significa me preguntas
Significa, mi vida, nuestra vida
Que quiero compartas a mi lado
Para siempre, te amo…


Carlos Freddy Aguilera
Derechos reservados
Las Piedras -Uruguay