BIENVENIDOS

ESTAMOS AQUÍ, PARA TRANSPORTARTE A LAS FIBRAS MAS INTIMAS DE TU CORAZÓN, NOSOTROS LOS POETAS INSPIRADOS EN LOS FANTASMAS BAILARINES DE NUESTRAS MENTES DEDICAMOS ESTA PAGINA PARA TI.
ESPERAMOS QUE EN CADA POEMA QUE ELIJAS LEER. NOS DEJES UN COMENTARIO

jueves, 18 de febrero de 2016

SE APAGÓ LA LUNA





Se apago la luna
pero para encenderse
en tu alma y la mía.

Se iluminaron tus ojos,
se colmaron de amor,
me convertí en la razón
de un abrazo y mil besos.

Te aferraste a mi espalda
sentí tus latidos y tu respiración,
sentí la calma más esperada
cuando dijiste te amo.

Te protegí hasta en mi recuerdo,
te envolví en mis sueños,
te invite a vivir la vida.

Solo te regale mi existencia,
y aunque todos
creyeron que era una tragedia,
fue nuestro encuentro
donde se ilumino nuestro amor,
en el interior de nuestros corazones
cuando esta noche
se apago la luna.

  

Sar Poet Romero
Argentina 












miércoles, 17 de febrero de 2016

RENACER





Quise escribirle a la luna pensando que ella me escucharía, mi alma se elevó en un grito de agonía esperando encontrar las respuestas, y mi cuerpo adolorido se cobijó bajo el manto de sus rayos color plata.
Quería volar a la eternidad y poder ser una estrella fugaz, a mi paso cumplir deseos y quedar por siempre en la mente de alguien que me recordará, que no me olvidará, que pudiera extrañarme y saber que yo era importante para él.
Mi mente callo y las palabras enmudecieron, mis ojos se cerraron sin poder ver aquel hermoso firmamento, las estrellas titilaban pero yo no era una de ellas, había caído ya al mar y sus aguas enfriado mi corazón con su sal.
Me di cuenta que no había recuerdos ni añoranza, quizá ningún alma que me necesitará como yo a ella para compartir, solo en el momento de agonía y de dolor para pedir paz, pero no para ser un complemento de forma dual.
Cerré los ojos al dolor, a la tristeza, a la añoranza, a los deseos, a toda esperanza y me dormí deseando no despertar más, sin embargo la historia no podía terminar así, cada final contiene un inicio, haciendo que la rueda del destino vuelva a girar en un eterno renacer.

Cierro mi alma encapsulada, llena de miedos, dudas y heridas, me abrazo bajo el agua que me carga con amor y fe, de nuevo estoy andando en el líquido amniótico protegido y amado, mi alma se depura en el útero de mi futura madre mientras las memorias se guardan en lo profundo de las cicatrices, para dar oportunidad de nuevo a mi ser de crecer, amar, ser amado y aprender.


Zaradyel
España


sábado, 13 de febrero de 2016

LABIOS SECOS








Cuerpos en cercanía,
sentimientos que brotan sin querer,
labios secos buscando humedad,
caricia que sabe tocar las fibras  
que creí ya no existían en mi ser.

Instinto reclamando nuestro calor,
emociones desbocadas cabalgando
por el borde de la prudencia.

Defensas rindiéndose ante un sentimiento extraño,
por una sonrisa, una mirada, una sensación,
por algo que tocó mi corazón…

Y en la dura batalla entre la razón y la emoción,
un beso robado, pero también deseado…
un beso dulce y tierno, cargado de pasión,
alimentado de instintos reprimidos,
y por la esperanza de volver a tocar
lo que  los poetas llaman Amor…

Roces que me hacen vibrar,
piel con piel dejándose explorar,
miradas de complicidad,
frases que no saben explicar
y almas que si se saben comunicar.

Un beso, un beso que me hizo volver a visitar el cielo;
no te sientas mal, antes estuve en él,
pero el cielo siempre es distinto y el que vi contigo,
ha sido el más especial…

Suspiros que se me escapan,
labios que se secan por la falta de humedad de tus besos…
emociones que buscan florecer… aquel instante,
quisiera, siempre pudiera ser.




Alejandra Inclán
Veracruz, México 


















domingo, 7 de febrero de 2016

A LA DERIVA





Voy como un barco
Sin rumbo y sin destino
Porque no tengo tu amor.
Siempre tengo muchos compañeros
Buenos y dulces,
Pero son artificios de alegría.
Voy a prisa en mi barco,
Sin rumbo, porque te has ido
A conquistar nuevos mares.
Ahora estoy tan sola
Como las olas de los mares,
Sola con mi soledad.
Sola y sin ti,
Porque te has ido
A conquistar otros lugares.
Ahora me quedo sola
A orillas del mar;
Sola con mi soledad.
Tu mi hombre, tu mi amor,
Son dos seres iguales
Y a la vez embriagantes.
Te extrañaré dulce capitán,
Porque me has embriagado
Con tus gotas de rocío.
Sin ti me siento morir,
Porque contigo fui feliz
Y sin ti no se vivir.
Ahora seguiré sola,
Porque tu mi capitán,
Te irás  a conquistar nuevos mares.

Carmen Marisol Sotomayor Ramírez
Puerto Rico


MÁS ALLA





Esta vez 
sí prometí escribir, pero
 
escribir para ti,
 
como se escribe al clareo del alba,
 
a la imagen,
 
a la noche,
 
al media día.

No es el alcohol,
o la falta de tu olor,
no es el razonamiento,
ni tampoco es el amanecer a tu lado
 
(lo cual no conozco).

No hay que interpretar 
si todo ya está interpretado,
 
te amo sería caer en redundancia,
 
pero omitirlo sería imperdonable.

Si te dijera la hora que es, 
y te dijera lo que pienso,
 
y te dijera qué me provocas,
 
y te dijera que la mañana
 
es clara sólo a tu lado.

Quizá mentiría.

Porque no conozco,
porque no sé qué es,
porque no hay,
 
porque no soy yo.

Pero tú, eres todo, 
eres ese amanecer,
 
eres esa imagen,
 
eres la noche,
 
eres el día y mucho más.

El tiempo no importa,
el tibio segundero alejándose de mí
el camino sin recorrer,
el amigo instante,
son nada ante tu eminente presencia…

Si cortejara al camino, 
quizá pudiera saber
 
qué es lo que me depara.

Pero me someto a la 
pesarosa presencia
 
de la sorpresa preparada
 
por los actos.

El enigma sigue presente,
tu imagen que mutila,
que provoca,
que incita,
que invita.

No sé a qué se refiere 
el pestañeo de tus ojos,
 
el sudor en tus manos,
el hedor en tu cuerpo,
el júbilo rebosante en tu mirada,
 
el angustiante palpitar de tu corazón
 
el incomodo, pero
 
reconfortante alivio
 
que provoca tu voz en mis oídos,
el razonar no me permite,
 
y el impulso no te deja pensar.

Déjame decirte que soy sólo 
aquel que intenta reclamar
 
un lugar en tu entrañas.
He ido hasta dónde has querido ir,
he caminado hasta dónde has podido,
he visto lo que me has mostrado,
he sabido lo que me has querido decir,
he ido más allá de lo que esperaba
de lo que esperabas
de lo que pensaba y pensabas,
más allá.

Enrique Caro.
México